Campeones con ventaja

San Miguel de Las Heras, en Reserva, y EFIL, en Segunda, se consagraron en mayores

 

IMG_1257

 

 Domingo con poco fútbol pero mucho en juego. San Miguel de Las Heras y Salgado buscaban el título en Reserva; EFIL y Alumni de Roque Pérez, en tanto, lo intentaban en Segunda. Y como en toda final, tenía que definirse el campeón. Justamente fueron los dos equipos que habían logrado la ventaja en el partido de ida: San Miguel LH y EFIL.

 Salgado buscaba el bicampeonato luego de volverse de Las Heras, el sábado pasado, en desventaja por 1-2 en el global. La ilusión era mucha, pero el gol a los 30 segundos de Gonzalo Andrade cayó como baldazo de agua fría para los jugadores del bicho verde. Un descuido de Francisco Cicchitti, capitán del equipo, dejó al delantero de San Miguel mano a mano con Lautaro Maluendez (hoy arquero en reemplazo de Eberle), y el mismo Andrade no falló.

 De ahí en más, Salgado buscó incansablemente y con buen juego revertir la situación. «El gallego» Blasco tuvo minutos más tarde el empate, pero le pegó mordido y la pelota se fue desviada luego de impactar levemente en el palo izquierdo de Robledo, portero herense. Nadie podía entender como esa pelota no había entrado, luego del gran control del experimentado jugador salgadista.

 Los dirigidos por Reyna y Burgos intentaron por arriba y por abajo el empate, pero el orden y la suerte de campeón de San Miguel impidieron que el resultado sufra alteraciones al término de los primeros 40 minutos. Gonzalo Gianastasio impactó un tiro libre en el travesaño, algo que podría haber cambiado un poco la situación en el primer tiempo para el verde. El entretiempo llegó con la victoria parcial del marrón por 1-0.

 En la segunda mitad la actitud de los jugadores lobenses fue la misma: atacar, por las bandas y por el centro acudiendo al control de pelota de Renzo Belfiore, sumado a la velocidad y agilidad de Nicolás Marco. Los delanteros tenían que retroceder en busca del balón ya que San Miguel estaba bien parado en el fondo e impedía la conexión entre los hábiles jugadores de Salgado.

 Hasta que el empate llegó: luego de un tiro de esquina, la pelota quedó bollando y Juan Cepeda, en una especie de tijera y media vuelta, la conectó y entró pidiendo permiso. Blasco amagó a tocarla pero no lo hizo y eso confundió al golero de Las Heras. El 1-1 le dio tranquilidad a los locales, pese a que tendrían que convertir dos goles más para forzar la definición por penales.

 Salgado insistió como lo hizo durante todo el encuentro, pero esa desesperación en busca de los tantos le dejó espacios a los delanteros visitantes. Y otra vez, Andrade, tras una corrida y dejando en el camino a Leandro Gómez, convirtió el segundo gol de su cuenta personal y de su equipo. El campeonato se le iba de las mano al bicho verde en un abrir y cerrar de ojos, algo que nadie entendía por la facilidad con la que llegaba al área rival. 

 En el olvido quedó el tanto convertido por Gómez a los 30 minutos del complemento, cuando la pelota quedó muerta en el punto penal y remató arriba, al ángulo derecho de Robledo para estampar el 2 a 2 definitivo. San Miguel aguantó bien la presión de Salgado y le pudo arrebatar el título e impedir el bicampeonato. 

 Sólido, ordenado, eficaz a la hora de convertir las pocas chances que tuvo, fueron las claves para que los dirigidos por Alberto Arozarena, presidente de la institución,, se queden con un trofeo más. Sin dudas que el marrón es el equipo del momento: campeón en Primera, Reserva y Octava División. El trabajo a largo plazo y con sacrificio da sus frutos, y como el mismo Arozarena dijo, «con paciencia y perseverancia se logran grandes cosas». FELICITACIONES SAN MIGUEL!!!

 

EFIL EN SEGUNDA:

 

 Por otra parte, EFIL volvió a sumar una corona más en el historial de la Segunda División. Los dirigidos por Amadei-Ardiles supieron sacarle rédito a la ventaja lograda en Roque Pérez el pasado domingo y, pese al empate por 2-2, se consagró campeón. Otra clara muestra de lo que es el trabajo fino a largo plazo, ya que en los últimos diez años el lobito consiguió varios títulos en la categoría. Fue 5-3 en el global para los albicelestes.

 

11