«Nadie sabe o que puede un cuerpo»

Importancia y beneficios de tener un cuerpo flexible, cualquiera sea la etapa de la vida en que estemos

1

¿Qué es la elongación como Dynathos la propone?

 La elongación es una práctica sin límites que posibilita habilitar y descubrir las capacidades del cuerpo. Por el mero hecho de ser humanos, disponemos de un instrumento que se presenta como una estructura compleja con la que convivimos y que puede sorprendernos. El filósofo Spinoza dijo: «Nadie sabe lo que puede un cuerpo». Desconocemos muchas variables de su funcionamiento. Dynathos propone una práctica de elongación en donde cualquiera que lo desee.

¿Cómo podemos hacer para tener una mejor relación con nuestro cuerpo?

 La relación con el cuerpo es compleja, porque necesita de cosas muy variadas. Dentro de lo que es el trabajo físico, el cuerpo no puede no tener flexibilidad; naturalmente es flexible. Cuando vemos un bebé que sin temor abre sus piernas o lleva el dedo del pie a la boca, la criatura lo hace con total naturalidad, la ortopedia social que hace que estemos mucho tiempo sentados, malas posturas, que no necesitemos de nuestro cuerpo para trasladarnos porque hay transporte público, etc. 

¿En qué lugar deberíamos poner a la elongación?

 ¡En primer lugar! La elongación es la plataforma de base para realizar cualquier deporte o trabajo corporal. Un cuerpo sin flexibilidad va a tener muchos problemas, de a poco va a ir dejando de funcionar adecuadamente.

– En lo cotidiano ¿cómo repercute en el cuerpo la falta de flexibilidad?

El cuerpo es necesario para todo, uno no deja de usar el cuerpo, caminar, cocinar, limpiar, atarse los cordones, estirarse para alcanzar algo de la alacena, etc. Y otra vez es la flexibilidad lo que mejora el dominio del cuerpo. Hay músculos que son muy importantes en nuestra vida cotidiana, como los cuádriceps, aductores e isquiotibiales que nos permiten levantarnos. Trabajar el cuerpo es tan necesario como comer para vivir.