«Sacrifiqué cumpleaños, juntadas con amigas, para enfocarme en esto»

*Por Delfina Francabila

Del canotaje en el patio de su casa a jugar los panamericanos de kayak polo, con tan solo 16 años. Vive en La Laguna de Lobos, de grande quiere ser kinesióloga deportiva y dedicarse a éste deporte que recién conoce y ya ama.

¿A que edad empezaste con el canotaje?

Empecé a los 13, entrenando sola con mi hermano y a los 14 con Ariel Ferreira en la escuela del Club de Pesca de la Laguna de Lobos.

¿En qué momento te empezó a interesar competir?

Soy muy competitiva y al poco tiempo que arranqué estaban los juegos bonaerenses. Era el regional en Lujan, esa fue mi primera competencia y pude lograr pasar a la final que era en Mar del Plata.

¿Cómo fue tu trayectoria competitiva? ¿Podrías contarnos como fue tu progreso?

Al principio me costó mucho porque casi todas las chicas de mi edad habían empezado desde muy chiquitas, desde los siete años aproximadamente, y yo recién arranqué a los 13. Después con los entrenamientos pude ver el progreso, empecé a ganar carreras individuales o con bote doble, y eso me sirvió de motivación para poder seguir entrenando.

He jugado juegos bonaerenses pero ahora lo sacaron al canotaje porque agregaron juegos electrónicos, y entre los deportes que sacaron estaba el canotaje.

Después disputé fechas provinciales, estoy federada en la FeBoCaK (Federación Bonaerense de Canoas y Kayaks) y las competencias suelen ser en Azul, en Escobar, en Lujan. En junio fue acá en Lobos, hay muchos chicos y es lindo porque te da mucha experiencia.

¿De que se trata el kayak polo?

Es un juego que mezcla el handball, con wáter polo y canotaje. Se juega de a cinco y tenés que tratar de meter el gol haciendo pases, ya sea con la mano o el remo, intentado que el otro jugador no te empuje y te deje avanzar. Los goles se meten en un arco que esta a dos metros y medio de altura.

Hay un arquero que su función es atajar las pelotas con la pala y a él no lo pueden tocar. Dos alas, que son como defensores, un centro que también es defensor, y uno que va de punta, al que llamamos pívot, que va delante de los defensores.

El juego se divide en dos tiempos de diez minutos y un entretiempo de cinco. Hay dos árbitros y dos líneas. Hay tarjetas roja, amarilla y verde. La primera te echan y las otras son cinco y dos minutos afuera respectivamente.

¿Qué elementos lo integran?

El kayak, el remo, que es una pala de kayak, la única diferencia con la del canotaje es que es en forma de cuchara por el agarre del agua, y la de kayak es plana porque levantas la pelota, la podes pasar. Y bueno el otro elemento es la pelota.

¿La vestimenta como es?

En invierno se usan trajes de neopren o ropa térmica. Algo que es fundamental es el chaleco salvavidas con un número. Un cubre copick, que es como una pollera que se engancha al borde del bote, así cuando te das vuelta no te entra agua.

Es un bote plano que lleva mucho movimiento de cadera y siempre estas en contacto con el agua, si no tenés esa pollera te entra agua y se hunde el bote.

¿Hay masculino, femenino y diferentes categorías?

Hay masculino y femenino, y ambos tienen sub 21 y senior para los dos. El equipo puede estar integrado por ocho jugadores para estar en la cancha, tres suplentes mas los titulares, pero pueden ser diez y que dos queden afuera y se vayan rotando para los partidos.

¿Alguien te incentivó para que te fueras a probar al Cenade?

Hace un año me contaron de la prueba de Kayak polo. Nunca lo había practicado, solo remaba y a veces lo hacía como un juego en la laguna pero nunca competí. Fui a probarme, me llevó Ariel Ferreyra.

Las pruebas eran casi todas físicas y me fue bien, terminé entre las primeras y eso fue lo que mas me ayudo. Porque después adentro del agua las otras chicas tenían más juego que yo pero me fui adaptando y me ayudaron un montón ellas también.

¿Cuándo y como fue la experiencia de ir a probarte para el kayak polo?

La primera prueba que tuve fue un kilómetro corriendo y terminé segunda. Ellos pedían como máximo cinco minutos y yo hice 4’ 5”, adelante mio terminó la capitana que hizo 3’ 55”. Después pasamos a levantamiento de pesas, todo lo que tenia que ver con el gimnasio, y también pude completar el objetivo del peso máximo. 

Más tarde ya nos metimos al agua donde nos hicieron diferentes pruebas, como un kilometro remando en determinado tiempo, y eso fue mas que nada actitud porque nunca lo había hecho, le metí muchas ganas y fue fundamental para que me vieran de otra manera.

Ya la segunda prueba eran cinco kilómetros corriendo en 27 minutos como máximo y fui la primera que terminó ahí en 27. Iba una chica lesionada, la ayude a que terminara y eso lo valoraron mucho. En el gimnasio tuve una buena participación. Después en el agua ya estaba más confiada que la primera vez por todo lo que había entrenado.

En la prueba éramos doce chicas, todas las demás ya tenían experiencia en mundiales o sudamericanos así que mucha confianza no me tenía cuando tuve que esperar los resultados. Ellas no estaban tan finas en el físico y era lo que ellos buscaban porque eso se ve reflejado en el juego.

Si tenés buen juego pero no un buen estado es difícil mejorarlo en poco tiempo, es un trabajo de años.  Además ya habían dicho que el sub 21 no iba a viajar, y yo pensaba que ya quedar en el sub 21 era un montón y no iba a poder. Cuando dijeron que viajaban seis chicas y solo al seleccionado mayor no lo podía creer, no lo puedo creer todavía.

El domingo 29 ya empezamos con los entrenamientos y se juntan el seleccionado masculino y femenino a entrenar juntos. Eso creo que nos va a dar mas roce porque tienen un juego más bruto y es lo que necesitamos.

¿Cuándo es tu próxima competencia?

La próxima competencia es el panamericano, que es del 21 al 24 de noviembre, en la ciudad de San Miguel de Arcanjo, San Pablo, Brasil.

¿El grupo cómo esta conformado? ¿Te hiciste amigos?

Algo bueno que tengo es que me integro enseguida y también ellas me aceptaron muy bien desde le primer día. Muy buena onda, me ayudaron, me mandan videos para que vaya aprendiendo algunas cosas que todavía no las tengo muy claras así que muy bien, por suerte tengo la ayuda de ellas.

Encima hace muy poco que estás en el equipo…

Si, muy poco. La segunda prueba, que fue la ultima, fue hace un mes, el primero de septiembre y  la notificación de que había quedado la dio una semana después así que empecé a entrenar a full. A la semana hubo una fecha de kayak polo en Escobar y me invitaron a jugar para un equipo de La Plata, así que estuve con ellas aceitando un poco lo que es el juego. Aprendí un montón de cosas, es todo experiencia más que nada.

¿Hubo algún club que te llamó para integrarte para jugar con ellos?

Es complicado porque vivo en Lobos y no hay kayak polo. Todos los clubes son de La Plata, de Buenos Aires o de Escobar, y se complica mucho para ir a entrenar pero como ya jugué para un equipo de La Plata tal vez me mantendré con ellos o si tengo otra propuesta la pensaré. Pero me acerque a La Plata porque cuando termine la secundaria me quiero ir a vivir ahí para seguir estudiando y entrenar también kayak polo.

¿Cómo son tus entrenamientos en la semana junto con tu vida diaria?

Esta semana empecé a entrenar con todo y me esta costando acostumbrarme ya que estoy con el colegio. Voy a la tarde, de 13 a 18, entonces tengo muy poco  horario para entrenar. Pero a la mañana casi siempre estoy corriendo y después remando y a la tarde hago mas gimnasio  y juego con la pelota.

Los viernes voy a un club de Buenos Aires a practicar, mas que nada a rolar porque fue lo que tuve que aprender si o si, y a veces voy a algún club que me invitan a entrenar. Estoy aprendiendo un poco de todos lados.

¿Qué es lo que mas te cuesta a vos?

Me cuesta tener confianza dentro del juego porque es de mucho contacto. Te empujan y no estoy muy acostumbrada a eso ya que en el canotaje te empujan y fuiste. Me gusta que sea de contacto pero cuesta acostumbrarse.

¿En algún momento paraste la pelota y dijiste “hasta donde llegué”?

Si, creo que sin sacrificio muchas veces no se logra nada. Dejaba cumpleaños, juntadas con amigas y no lo entendían; y yo solo estaba enfocada en eso y que llegue esto me hace pensar que tanto sacrificio valió la pena y es una gran  motivación para seguir. Fundamentalmente el apoyo de mi familia.

Y el del equipo de hockey…

Si, juego al hockey desde muy chica y eso creo que me ayudó en la integración. Me dio muchas amistades y cuando llegó esta oportunidad se lo comunique al equipo y al cuerpo técnico, y me apoyaron y entendieron.

Algunos fines de semana las tengo que abandonar porque esta oportunidad de kayak polo es única y tengo que elegir. Últimamente había priorizado el kayak polo aunque me había comprometido con el hockey pero lo entendieron.

Este año quiero terminarlo con hockey, quedan pocas fechas además. Pero mas que nada porque las chicas  siempre estuvieron bancándome y se merecen que este éste ultimo tiempo. Después de estos partidos que quedan ya me enfocare de lleno en el kayak polo.

¿Cómo te ves para esta experiencia en los panamericanos? ¿Qué esperas tanto a nivel grupal como a nivel individual?

A nivel grupal llegar lo mas alto posible, creo que de a poco nos estamos uniendo como equipo, somos todas de diferentes clubes, hay muy buena relación y creo que eso lo vamos a transmitir en la cancha. En lo personal dar lo mejor posible y tratar de dejar a la Argentina en lo más alto.

¿Reciben apoyo del gobierno?

El gobierno solo se enfoca en los deportes que son olímpicos, así que no hay apoyo a nivel nacional. Lo bancamos los propios deportistas, también buscamos sponsors, publicidades, pero el viaje lo costeamos nosotros. Vamos en auto a Brasil porque el traslado de los botes es muy costoso.

Si hubiese apoyo del gobierno seria mucho más fácil porque estaríamos enfocadas más en el deporte que estas cosas. Viajar tanto cansa y llegas cansada a la competencia, todo influye.